miércoles, 27 de febrero de 2013

Puerto de Cabras en la época de Primo de Rivera

El callejero de la localidad homenajea los inicios de la comunicación aérea en Canarias y Noroeste de África.

En 1926 el ayuntamiento de Puerto de Cabras conmemoraba la gesta trasatlántica del vuelo del Plus Ultra entre Palos de la Frontera y Buenos Aires, que hacía escala en Gran Canaria.
La moción fue presentada por don Ángel González Brito a la Comisión Municipal Permanente que escuchó atenta el entusiasmo de aquel concejal, proponiendo el nombre de los pilotos de aquella aeronave a distintas calles de la localidad.
Aquel miembro del partido Republicado Federal, seguramente evocando la emoción que le habían producido las inquietantes figuras que, años atrás, en 1923, le había producido el amerizaje en la Bahía de Puerto de Cabras de los hidroaviones de la Compañía Francesa “Latecoere” en sus rutas con el noroeste de África.


En mayo-junio de 1923, la compañía francesa Latecoere realizaba el raid aéreo Toulouse-Casablanca, desde donde siguieron por otros puntos de África y Canarias, como Fuerteventura, amerizando en Puerto de Cabras. [Recorte de prensa, Diario de Las Palmas, consultado en Jable, Archivo de prensa digital de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria]

Desde su almacén, en la explanada del muelle chico, pudo contemplar el paseo de los aviadores que estiraban las piernas para darse un respiro y un traguito en las tascas contiguas, antes de seguir vuelo hacia Gran Canaria y Tenerife.
Y aquellos rótulos que propuso don Ángel aún se conservan en nuestro callejero, salvo el del joven mecánico Pablo Rada que se descolgó poco tiempo después para dar entrada a otros nombres de más enjundia en la "gloriosa patria".
La memoria colectiva suele confundir los nombres del Teniente Durán, Ruiz de Alda o Comandante Franco, sospechando de los mismos desde una perspectiva en que la historia colocó estos apellidos en situaciones bien distintas a aquellas por las que se homenajeaban. El propio concejal que los propuso andaba ya por la militancia republicana radical socialista:
El teniente de navío Juan Manuel Durán González fue objeto de aclaración no hace mucho por la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, que daba su nombre a la calle paralela al norte de Mesa Y López, donde el ayuntamiento de la capital provincial decidió confesar que se había confundido llamándolo José María Durán. En nuestra ciudad se marcó la antigua “Cuesta”, vial oblicuo al norte de la carretera del sur, con el rótulo del Teniente Durán y así pervive sin más aclaraciones desde 1926.
El Capitán Julio Ruiz de Alda y Miqueleiz pasó a rotular la antigua “calle del Puente”, donde aún se conserva como “Ruiz de Alda”, vial al que se asomaban las antiguas casas consistoriales y el hostal de doña Benigna Pérez Alonso, que alojara tiempo atrás a la viajera inglesa Oliva Stone. La historia colocó al capitán que nos ocupa entre los cofundadores de la Falange Española, junto a José Antonio; pero no se debe a este último mérito su presencia en nuestro callejero.

El hidroavión "Plus Ultra" en 1926, comandado por Ramón Franco. [recorte de prensa consultada en Jable, archivo de prensa digital de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria]
Y lo mismo podemos decir del Comandante Ramón Franco, que vino a sustituir el rótulo de la antigua calle de “La Rambla”, no por el escaño obtenido para Izquierda Catalana en las Cortes de 1931, ni por ser el hermano de Francisco Franco Bahamonde. Don Ángel González Brito lo propuso por ser el comandante del hidroavión Plus Ultra y uno de los grandes pilotos que protagonizaron los orígenes de la comunicación aérea española en el noroeste africano y Canarias.